domingo, 26 de agosto de 2007

LA MEDIACION TECNOLOGICA EN EL AULA


Tanto a nivel de los gobiernos como gradualmente de las instituciones educativas, se ha comenzado a ver en los ambientes teleinformáticos una oportunidad para solucionar los problemas de cobertura de la educación y, aparece en escena un problema mayor, una responsabilidad del docente con su entorno social: ¿Cómo garantizar la calidad de la educación? ¿Cómo saber que los estudiantes aprenden? ¿Cómo establecer con claridad que la educación a distancia procura en los estudiantes transformaciones significativas que repercuten en sus entornos locales y globales? Para lo pedagogos, Instructores y tutores, lejos de estar frente a una solución, nos encontramos a las puertas de nuevas alternativas que hacen más exigente la profesión y la investigación.

Por medio de las TIC`s se han determinado procedimientos y metodologías que facilitan el aprendizaje de las personas, estos presentan las características de un medio que pretende cumplir la función de facilitar y permitir el aprendizaje:

• Flexibilidad y conectividad
• Interactividad con pares académicos y con profesores
• Fácil acceso y ubicación de fuentes de lectura y fuentes de profundización

Las características enunciadas anteriormente permiten al estudiante mayor autonomía intelectual y responsabilidad, el estudiante debe planear los objetivos, contenidos, rutas y recursos de su aprendizaje con base en las orientaciones y sugerencias que se le brinden, cuando lo desee.

Con el fin de conseguir el máximo grado de implicación e interés de los estudiantes en su propio proceso de aprendizaje y dadas las características de la materia de estudio, es necesario potenciar los métodos activos; por otra parte, los profesores y tutores orientarán métodos inductivos para evitar la desorientación por parte de los estudiantes y acompañar el proceso de aprendizaje ejerciendo un rol de facilitador.

El modelo propuesto procura que los estudiantes marquen sus propias pautas de aprendizaje, se impliquen y se vuelvan personas persistentes en su aprendizaje.

Los propios estudiantes son los verdaderos protagonistas de su proceso de aprendizaje y los que regulan su propio ritmo de trabajo. Podemos afirmar que parte del éxito de los modelos formativos está en el interés, la motivación y la constancia del estudiante. Así, el concepto de estudiante es el de aquella persona que tiene criterio propio, que puede progresar en el estudio de manera independiente y autónoma. Un estudiante tiene curiosidad y sentido crítico, deseo constante de poner en duda lo que aprende y, por lo tanto, investiga y va más allá en el estudio. En definitiva, realiza una actividad formativa.

4 comentarios:

paola dijo...

Muy interesante tu árticulo, sería muy favorable para la educación poder implementar con responsabilidad este sistema.



Paola

Ana* dijo...

Hola endarte :_)
no sabia como comentarte,iba a comentarte en tu blog,pero no se puede firmar._.
queria preguntarte una cosa que tienes en tu blog,sobre esas estrellitas que caen(http://roxana-enredarte.blogspot.com/)esas estrellas de colores,esque son preciosas y me gustaria saber como las pusiste y si me podrias explicar para ponerlas,y si hay mas tipos de estrellas diferentes de color o algo así,porque me gustaria ponerlas en mi blog,si no causo molestia claro :*
un abrazo(})
(L)

Ana* dijo...

enredARTE quise decir :_)

Ruben Escobar dijo...

Por azares del destino y casi de manera fortuita vine a caer tu blog, fue por un comentario que realizaste en el blog de “Reflejos en un cristal roto” que me aventure un poco en descubrir a grandes rasgos el perfil que tenían algunos de los lectores de sonámbula.

En base al texto que escribiste, quiero decirte que no estoy de acuerdo con el modelo educativo que propones, el ser autodidacta es una práctica que algunas personas adoptan ya cuando por lo regular no están en edad de ser estudiantes regulares en alguna universidad y esta es motivada por un deseo intrínseco de superación.

Pero no debemos dejar a la juventud a la deriva, muchos de nuestros jóvenes no tienen el criterio como para decidir que es lo mejor para ellos en materia educativa cuando están estudiando, en parte por su inexperiencia y en parte porque otros asuntos no menos importantes ocupan gran parte de sus pensamientos.

Como suelen ser existenciales, sexuales, económicos, afectivos, familiares etc., y la lista puede extenderse aun más, por ende es responsabilidad de todo catedrático motivar al alumnado y crear en el, al sujeto cognoscente que se formula preguntas y que se regocija al encontrar las respuestas.

Yo creó que nadie se forma solo y sin ayuda, una cosa es ser autodidacta y otra darle toda la responsabilidad al alumno de formarse el mismo, eso sin duda es un acto irresponsable, fácil y desdeñable que muchos seudo catedráticos holgazanes han adoptado para no cumplir con el deber que se les ha asignado.

Rubén Escobar.